Este tipo de soldadura es utilizado más para unir que para proteger. Requiere de la presencia de gas inerte en tres áreas: en la soldadura, bajo la misma y en el área que abarca desde el metal fundido hasta el metal al rojo.